Puerto Rico desde mi ventana: notas para entender el berenjenal

20 de noviembre de 2009

Puerto Rico desde mi ventana: notas para entender el berenjenal

 

                                                                                               Linda Colón Reyes

Departamento de Ciencias Sociales,

Facultad de Estudios Generales

Universidad de Puerto Rico

      Se cumplieron ya  112 años desde que Puerto Rico entró en la prédica del desarrollo a la norteamericana y 35  desde que comenzaron las transferencias masivas de fondos federales  directos a las personas, conocidos hoy día como el PAN. Ambos factores aparentemente contradictorios por sus propuestas de vida, marcaron la historia de nuestra nación en el pasado siglo. El desarrollo a la nortemericana prometía la modernidad, la democracia, el trabajo y el acceso al consumo de bienes y servicios. De haber seguido el camino prometido estaríamos en las estrellas y no estrellados, como muchos afirman que no encontramos. Los fondos federales masivos utilizados para alimentar a cerca del 33% de la población,  nos recuerdan el fracaso del proyecto de desarrollo, la existencia de casi la mitad de la población bajo niveles de pobreza y las condiciones de dependencia que aun enfrenta nuestro país. Ambos factores,   contribuyen a dibujar los contornos del Puerto Rico del siglo XXI.  A lo

largo de mi exposición presentaré algunos de los indicadores y procesos que a mi juicio  contribuyen  entender  mejor a nuestro país.

El siglo XX fue uno de grandes adelantos tecnológicos y de enormes promesas. Las ideologías triunfaron al hacernos creer que era posible construir un mundo de crecimiento continuo donde la abundancia y felicidad estuvieran al alcance de todos. Puerto Rico no escapó al sueño americano. Sazonado con la ideología colonial, nos creímos diferentes al resto de AL, pensamos que ya no pertenecíamos a ese tan despreciado mundo subdesarrollado. Nos hicieron pensar que habíamos dejado de ser colonia y éramos parte del club exclusivo de países desarrollados o el 20% de los países del mundo.  Hoy sabemos que aun somos colonia, y que el llamado desarrollo es un espejismo que amenaza con llevarnos a todos a la destrucción. Los recursos se agotan, el planeta se calienta, los alimentos escasean y Puerto Rico despertó rudamente a lo que sigue siendo su realidad, ni tan desarrollado, ni tan avanzado y mucho menos tan democrático.

En los pasados cincuenta años la sociedad y la economía puertorriqueña experimentaron profundas y rápidas transformaciones. Ente ellas se destacan la conversión del país en uno industrializado y urbanizado donde mejoraron numerosos indicadores socioeconómicos. Sin embargo, los beneficios del crecimiento económico no llegaron a todos, excluyeron a la mitad de la población  y los resientes despidos de más de 20 mil empleados públicos, amenazan con reinsertar en la pobreza a aquellos que pensaban haber escapado  de la misma.  El Puerto Rico de hoy es sumamente complejo, pero deseo puntualizar algunas características que podrían contribuir a clarificar el análisis:

  • · En términos demográficos tenemos una población vieja y altamente dependiente.
  • · Hemos construido una relación con el medio ambiente depredadora y  desconsiderada.
  • · Tenemos un gobierno que no es social, ni económicamente responsable y que promueve la dependencia y la marginalidad.
  • · Poseemos estructura económica cada vez más ineficaz, incapaz de crear empleos, que mantiene una economía de enclave industrial.
  • · Tenemos una estructura social profundamente desigual donde la dependencia, la pobreza y la marginalidad incapacitan a cerca del 50% del disfrute del bienestar humano y de tener una vida digna.
  • · Existen en nuestro país unas condiciones psicosociales que exaltan la violencia, el individualismo, el consumerismo, la dependencia y la marginalidad, mientras desfavorecen los valores de la solidaridad, la creatividad y la construcción de un mejor país.

Veamos ahora algunos de los indicadores que me llevan a plantear las características previamente señaladas.

Características generales de la población de Puerto Rico

 

Primero deseo hacer una reflexión en torno al concepto de la dependencia que es una constante en todos los ámbitos de la sociedad puertorriqueña. Nuestra dependencia es un derivado directo del coloniaje y tiene consecuencias psicosociales que lamentablemente no hemos estudiado. En la década de los 50’ se escribieron dos libros que sería importante volver a repasar: El Retrato del Colonizado de Albert Memi y los Condenados de la Tierra de Franz Fanon. Con las distancias que puedan tener con relación a nuestra actual realidad, ambos nos hablan de que el colonialismo crea un cierto tipo de sujeto, con carencias y limitaciones psico-sociológicas y políticas. En la colonia hay  limitaciones en los derechos fundamentales y en la capacidad de decidir quiénes somos y hasta dónde podemos llegar. El colonialismo genera una incondicionalidad al otro, la pérdida de autonomía o la imposibilidad de construirla, y obstaculiza la realización de un pueblo cuando  establece una relación de sumisión y sujetación. Nuestras relaciones políticas y sociales, los candidatos electos por la mayoría popular y la forma como se resuelven los problemas, tienen elementos comunes en los  que resaltan las siguientes características: 1. el miedo al cambio, el apego a los que nos hace daño, no podemos separarnos de los partidos del poder, ni de la relación con Estados Unidos 2. La codependencia  hace a muchos perder la dignidad y el orgullo, hasta querer desaparecer en el otro  3. Odiamos y permitimos la persecución de nuestros héroes (Betances, Albizu, Ojeda) e intentamos construir nuevos en cada esfuerzo que conlleva el reconocimiento  internacional (Miss Universe, los boxeadores, el equipo de baloncesto). 4. Como pueblo renunciamos a tener relaciones sociales equilibradas, democráticas de solidaridad, reciprocidad y armonía y perdemos la capacidad de  exigir y reclamar nuestros derechos, nos han enseñado a ser sumisos, pacientes y  a no indignarnos ante la injusticia ajena. En resumen podríamos padecer  el síndrome del adicto o del ser humano maltratado Estas son solo algunas ideas que me viene dando vuelta hace tiempo porque entiendo que es importante que reflexionemos sobre este contexto psicosocial del coloniaje.  Pasemos ahora ha analizar las características que había señalado antes.

En primer lugar debemos observar los indicadores demográficos del Puerto Rico de hoy. Sabemos que la relación entre la población y los recursos es una preocupación central de toda sociedad.         Una de las grandes inquietudes de los científicos sociales es la rapidez con que crece o disminuye la población en distintas partes del mundo. Esta se duplica cada 35 años, debido no sólo al número de niños que nacen, sino también por la disminución de la mortalidad y el incremento de la expectativa de vida. Pero el crecimiento no se produce en todos los países y en todas las regiones del mundo. Mientras en unas partes la tierra “explota”, en otras la población decrece y envejece. Las características de una población nos indican, entre otras cosas, la tasa de dependencia de la misma, mientras más niños o personas de edad avanzada hay, mayor será la dependencia. Igualmente las condiciones de vida de la población dependiente, serán consecuencia de la distribución de riqueza, y de la cantidad y naturaleza de los empleos disponibles.

Las sociedades pos-industriales se caracterizan por un crecimiento poblacional negativo y /o equilibrado, con pocos niños y un mayor número de viejos. Se dice que una población ha envejecido cuando la proporción de personas de 60 años o más excede el 10% o el 12 % de la población total. Tal es el caso de Puerto Rico donde el 19% de la población excedía los 60 años de edad en el año 2008 (Ver gráfica 1).

En los próximos 20 años la mayor parte de los países latinoamericanos, a excepción de los de mayor pobreza tendrán una población envejecida.     En el caso de Puerto Rico la tasa de fertilidad encontraba en 1.7 en el año 2008 por lo que ya está por debajo de la tasa de reemplazo (2.1) y comenzará el decrecimiento de la población a menos que ocurra una fuerte ola de migración de retorno. Las consecuencias que encaramos implican la existencia de una población de 60 años o más que en el 2008 equivalía a 759, 134 personas. A esto debemos añadir que la tasa de participación en el trabajo es de 42%  lo nos lleva a tener una población activa responsable de viejos, niños y personas con impedimentos excesivamente pequeña.  El envejecimiento de la población a su vez supone que:

  • aumentará el costo de los programas de beneficios de salud y pensiones,
    • Significará una reestructuración de los mercados de consumo, de servicios y de trabajo.
    • Habrá que tomar en cuenta la urgencia del ahorro frente a la posibilidad de la saturación y quiebra de los planes de pensión públicos y privados.
    • Finalmente se transformarán los patrones jubilación

 

Puerto Rico, Crecimiento de la población de 60 años o más, 1899 – 2007

 

 

 

 Proyecciones de la población de Puerto Rico

Población de Puerto Rico por grupos de edad estimados

Grupos de Edad

2007

%

2020

%

2040

2050

Menores  de 15

826,522

21.0

700,180

16.8

556,616

495,480

15 – 24

582,582

14.7

506,687

12.2

406,613

356,474

25 – 34

555,839

14.1

518,978

12.5

402,188

370,115

35 – 54

1,025,682

26.0

1,082,395

26.0

981,191

867,017

55 – 64

435,350

11.5

575,170

13.8

559,073

526,605

65+

518,284

13.1

760,019

18.3

1,060,042

1,154,805

Total

3,944,259

100

4,143,429

100

Fuente: Censo de la población. Oficina Procuradora de las Personas de Edad Avanzada, 2008

Fuente: Censo de Población de Puerto Rico, Oficina de la Procuradora de las personas de edad avanzada)

En segundo  lugar había señalado que Puerto Rico se ha caracterizado por tener una relación con su medio ambiente irresponsable y depredadora. El sistema económico que hemos seguido hace caso omiso de las consecuencias que está teniendo la siembra de cemento, la ausencia de producción agrícola, la destrucción de zonas ambientalmente vulnerables y la construcción de comunidades que viven de espalda a la naturaleza. Como ejemplo de nuestras prácticas ambientales no sostenibles debemos destacar que el 89% de los puertorriqueños viaja en carro para llegar a su empleo o escuela, Puerto Rico ocupa el   tercer lugar con el mayor número de carros por cada 100 mil personas en el mundo, a su vez está entre los primeros 26 con más carreteras. Entre 1982 y 1997 la cantidad de terreno urbanizado aumentó en 45%, pero la población sólo lo hizo el 17%.

También aumentó el tamaño proporcional de las casas aun cuando se redujo el tamaño de las familias. En conjunto con las viviendas ha aumentado el uso del territorio para la construcción de centros comerciales, mientras disminuye el terreno para la agricultura y el espacio preservado para la conservación y la  recreación pública. En un estudio publicado por la UMET en el 2001 se señaló que de seguir el crecimiento de la huella urbana al ritmo que se produjo entre 1935 y el 2000, ésta se quedaría con todo el país en 75 años. Esta destrucción viene acompañada de la contaminación y eliminación de los acuíferos, la destrucción de los bosques  y  playas y la privatización de nuestro paisaje, todo esto en el contexto del calentamiento global.

En  tercer y cuarto lugar hice mención de  un gobierno y modelo económico ineficaces que promueven la dependencia y funcionan principalmente para el beneficio de una clase social minoritaria con mucho poder. No voy ha detenerme mucho en estos temas, pues tenemos otros dos panelistas que lo harán excelentemente.

Con relación al gobierno  basta con leer la prensa diaria para constatar lo errado de las políticas neoliberales que durante años nos han conducido al callejón sin salida en que nos encontramos. Es evidente que el actual gobierno está llevando a cabo una política de que va en contra  de toda responsabilidad social. Sus acciones tienden a desmantelar las estructuras que de alguna forma le daban coherencia y algunas defensas a la gente, tipo común.  Desregulariza los mercados, permite que el capital entre a todas partes sin control alguno, la emprende contra todo grupo que defienda los intereses de la puertorriqueñidad, desprestigia el trabajo público, en definitiva es el antimodelo del papel del estado, concebido con el  fin  de  proteger al ciudadano y el interés colectivo.   Son mucho los factores que han permitido esta historia, Fortuño ciertamente le puso la tapa al pomo, pero no es el único responsable.

Económicamente hablando, en los años 70,   se pronosticó la debacle actual si no se tomaban las medidas correctas en la economía, la educación y la organización social y eso fue justo lo que pasó. Tanto la recesión de la economía norteamericana y sus efectos mundiales, como la crisis del modelo que el Popular Democrático montó en los años cincuentas, son causantes del desastre.  El modelo utilizado no creó los empleos necesarios, estimuló la emigración y no fue capaz  de educar adecuadamente al 40% de la población. Buena parte del sostenimiento del país ha estado fundado en la expansión de la deuda pública y la dependencia de los fondos federales.

Como parte de la dependencia actual con Estados Unidos es importante  puntualizar que se observa  un aumento en la presencia del gobierno federal, la militarización representada por el FBI,  y el incremento del uso de fondos federales para cuadrar ingresos  gubernamentales y para el mantenimiento de los sectores de mayor pobreza. Esta dependencia sirve para mantener vivo el discurso político social de sujetación, pero la realidad es que los fondos federales destinados a los sectores pobres estuvieron disminuyendo en las pasadas décadas, aunque en los últimos dos años se han incrementado.   Buena parte de los  fondos federales son obligaciones del gobierno en el pago de Seguro Social, salarios, medicare, y   derechos adquiridos por fondos de pensiones de jubilados y  soldados lo que reduce las transferencias directas como ayudas a  individuos a menos del  25% de las mismas (Irizarry Mora, 2007: 32).

La última parte de mi exposición la dedicaré a las dos características relativas a la estructura social: la estructura de clases y las condiciones psicosociales.  Como ustedes saben la desigualdad social y la estructura asimétrica de clases genera pobreza y este es un problema de carácter mundial que la crisis  ha profundizado. La pobreza tiene diversos niveles y condiciones que la gente tiende a confundir.  El 16 de noviembre de 2009 la FAO anunció que cada día mueren 17,000 niños de hambre en el mundo y 2,500 millones de personas  viven  con menos de dos dólares al día. Este grupo pertenece a quienes padecen la pobreza absoluta o extrema.  De igual forma, Estados Unidos el país más poderoso del mundo que gasta billones de dólares anuales en guerras, tiene de acuerdo a la Academia Nacional de las Ciencias a 47.4 (15.8%) millones de personas bajo la pobreza. Estas cifras nos hablan de otro tipo de pobreza, la relativa que se da en el contexto de la abundancia.

Para una sociedad es sumamente importante erradicar o disminuir la desigualdad y la pobreza. Las desigualdades se heredan y se traducen en desventajas de oportunidades basadas en diferencias de riqueza, ingresos,

educación, consumo, salud,  género y origen étnico y racial. Las oportunidades de vida más generales no están distribuidas de manera aleatoria. Por ello, reflejan complejas jerarquías de ventajas y desventajas transmitidas de generación en generación.

Los quebrantos socioeconómicos de la pobreza llevan aparejados problemas sociológicos y psicológicos. En muchas ocasiones pasa desapercibido el estrés de la pobreza y el daño psicológico causado por el desempleo, la inseguridad de empleo, los bajos salarios, el exceso de horas de trabajo  y la impotencia generada por estas situaciones. La corrección de las desigualdades y las ideas que tenemos sobre ellas está fundada en valores e ideologías. Las ideologías de las clases poderosas sirven de amarre a las desigualdades.

En la mayor parte de los países se repite la situación de que el progreso alcanzado por el 20% de la población más pobre está muy por debajo del promedio nacional y el 1 ó 2% de la población maneja más del 50% de la riqueza.  Para entender los problemas generados por la desigualdad y la pobreza es necesario que nos detengamos a mirar nuestra estructura de  clases sociales. Las clases sociales en Puerto Rico están encabezadas por una alta burguesía extranjera representada por los presidentes y altos ejecutivos de las corporaciones multinacionales. Estas personas provienen muchos de ellos de países latinoamericanos y Estados Unidos y tienen salarios y bonificaciones millonarias. En Puerto Rico están representadas veinte de  las compañías manufactureras de medicinas más importantes del mundo. En el 2005 éstas informaron ventas locales de 1.7 billones de dólares. Otras compañías norteamericanas como Wal-Mart, JCPenney, Sears y KMart informan que el mercado de Puerto Rico es de los más productivos para sus cadenas. Estas cuatro cadenas empleaban 11,120 personas, la mayor parte de ellas a tiempo parcial, y tuvieron ventas en conjunto de 1,691,560 millones de dólares en el 2006. En el 2009 el Carribbean Business estimó que las ventas del conglomerado de alimentos de Walmart (55 tiendas) tendría ventas que superarían los 2 billones.  Estas ganancias son exportadas a Estados Unidos y contribuyen relativamente poco a mejorar las condiciones de pobreza.

En segundo lugar entre las clases sociales, se encuentra la alta burguesía puertorriqueña, constituida principalmente por los dueños y accionistas principales de los bancos, casas hipotecarias, centros comerciales, compañías importadoras y distribuidoras y cadenas de ventas de alimentos y otros productos importados, desarrolladores de viviendas y contratistas de construcción, seguros médicos y hospitales. En este grupo los grandes ausentes son los agricultores y productores manufactureros. Esta es una burguesía principalmente intermediaria cuya riqueza deriva de su relación con los Estados Unidos y el gobierno.  Está constituida por

menos del 1% de la población. De acuerdo al Caribbean Business, en el  2006 en Puerto Rico había 400 grandes corporaciones de propiedad local. Éstas se definen como corporaciones con 10 millones de dólares o más en ingreso, cuyos dueños sean residentes en Puerto Rico y posean más del 51% de las acciones. Esta corporaciones representaron el 18.5% de las ventas y obtuvieron 29.29 billones de dólares en ingresos (revenues) en el 2006. Hoy día parte de las corporaciones locales  han sido fuertemente golpeadas por la crisis y están activamente buscando conseguir una tajada del gran pastel del gobierno, a través de las tan nombradas Alianzas Público  Privadas.

Por debajo de la gran burguesía local, se encuentran los pequeños propietarios, comerciantes, agricultores, productores en general y los profesionales con altos ingresos, tales como: médicos con especialidades, abogados criminalistas y corporativos, contables y otros.

Luego viene lo que por ahí llaman el jamón del sándwich, es decir nosotros, los clase medieros y ahí cabe mucha gente dependiendo de cómo los definamos. Este sector está constituido principalmente por trabajadores

profesionales, obreros de altos ingresos, vendedores de servicios, trabajadores por cuenta propia, empleados de gobierno, y un largo etc. Este grupo junto con los pobres constituyen el más numeroso de la población, y representan sobre el 40% de la misma.

Finalmente,  en la base de la pirámide social se encuentran los que viven bajo condiciones de pobreza. De acuerdo a la Encuesta de la Comunidad de Puerto Rico, en el 2008 el  45% de la población estaban bajo nivel de pobreza. Sobresalen entre ellos las mujeres solas con hijos dependientes. Entre éstas el 59% se encuentran bajo nivel de pobreza. La estrata más baja incluye obreros y trabajadores tiempo parcial, los que reciben el  salario mínimo y por debajo de él, desempleados, subempleados, los que están fuera del grupo trabajador, los marginados y deambulantes.

Los ingresos recibidos e informados por la Encuesta de la Comunidad de Puerto Rico, 2008 no proveen algo de luz sobre la distribución de ingresos familiar entre las clases sociales antes mencionadas:

Ingreso familiar Número familias: 878,424 Por ciento Por ciento acumulado
Menos de $10,000 220,205 25.1 25.1
10,000 a 14,999 102.713 11.7 36.8
15,000 a 24,999

165,60218.955.7

25,000 a 34,999117,40413.469.135,000 a 49,999114,25013.082.150,000 a 74,99990,66910.392.475,000 a 99,99931,7833.696.0100,000 a 149,99923,8122.798.2150,000 a 199,9995,8080.798.9200,000 o más6,1780.799.6Mediana$ 21,486 anual

Fuente: Encuesta de la Comunidad de Puerto Rico, 2008

Como se observa el 25% de las familias tenían un ingreso menor a $10 mil al año, el 56% menor a $25 mil, y sólo el 1.4% tenía ingresos más altos de $150,000 al año.

Deseo ahora ofrecerles rápidamente algunos datos del perfil de las personas que viven bajo nivel de pobreza y recibían el  PAN en el 2007-08.

  1. De acuerdo al Censo en el 2008 el Programa de Asistencia Nutricional ofreció servicios asistenciales al 33% de la población. Aunque en Puerto Rico se habla de que el 60% de los pobres reciben ayudas esto nunca ha sido así. Solo en el 1979-80 el 58% de la población recibió los cupones de alimentos. A partir de ese momento hubo una disminución continua del porcentaje de personas adscritas al programa, el el 007 era el 27%.

 

  1. El número de personas bajo niveles de pobreza siempre ha estado por encima del número de personas que reciben las ayudas federales de alimentación. En el 2006-2007, el número de personas que recibían ayuda del PAN representaban el 62% de las personas que vivían bajo el nivel de pobreza (1,753,410).
  1. Las personas que recibían el Programa de Asistencia Nutricional estaban constituidas en un 57%  por mujeres.
  • 459,719, (43%) hombres
  1. En término de las edades, el 57% de la personas eran menores de edad o viejos.

 

  • 0-19 años de edad –   421, 849 personas = 39%
  • 20-64 años de edad–   530,152 personas = 49%
  • 60 años o más de edad –195,841 personas = 18%
  • 65 o más a años de edad -134,167 personas = 12%
  • 20 años de edad o más –    664,319 personas= 61%
  1. El 92% de las familias que recibían el PAN tenían 4 miembros o menos y el 69%  estaban encabezadas por mujeres (354,331 mujeres).
  2.   Entre las características educativas de las personas de 20 años o más se destaca que  solo el 35% de la población total  tenían 4 años  de escuela superior o más. Esto nos habla de la ineficacia del Departamento de Educación.

       

7. En el 2006 vivían 134,418 personas y alrededor de 49,413 familias en los residenciales de Puerto Rico.

  • Entre las familias, 40,033 equivalentes al 81%, estaban encabezadas por mujeres y 9,380 por hombres.

8. En el 2007 el 66% de las personas y el 69% de las familias que habitaban los residenciales  (6.3% del total de familias)  recibían el Programa de Asistencia Nutricional en Puerto Rico.

9.El promedio de dinero otorgado en ayudas osciló entre 18 centavos diarios por persona en 1973-74, y  $112.87 mensuales equivalentes a $3.64 diario en el 2008.

Los datos anteriores representan algunas de las características del sector de mayor pobreza en Puerto Rico.

El último asunto que quiero tratar es el relativo al tan comentado  problema de violencia que existe en nuestro país. Para nadie es un secreto el número de mujeres asesinadas por sus parejas, los más de 800 muertos producto de la guerra de las drogas, los suicidios y los muertos por accidentes de autos. Todos los muertos apuntan hacia causas semejantes, ya hemos visto algunos de los factores económicos,        y sociológicos de esta causalidad. Puerto Rico es un país violento, en el argot de la psicología yo lo describiría como un paciente con síndrome pasivo- agresivo. Estamos en una sociedad que la alimenta la violencia de diversas formas. La violencia es una mercancía; vende titulares de periódicos, de tv, vende compañías de seguridad, alarmas, drogas, armas, policías y soldados, eso sin hablar las iglesias fundamentalistas, los psiquiatras, psicólogos, cárceles y hospitales. Obviamente hay demasiada gente envuelta en el mantenimiento de la violencia. En Puerto Rico hay  122,629 veteranos del ejército norteamericano,(Encuesta 2009) además de los soldados del frente de batalla,  tenemos una de las tasas más altas de policías por cada 100,000 habitantes, guardias privados que custodian hasta las iglesias, y un ejército  de sicarios con las mejores armas del mercado. Todas estas personas están o han estado en el negocio de matar y han sido entrenados para responder violentamente.  Si contabilizamos sólo aquellos que están en los ejércitos  nos encontraremos con un grupo que pasó por un proceso de entrenamiento e incluso estuvo en el escenario de la guerra. Debemos preguntarnos, ¿Qué tipo de ser humano es éste, cómo afecta a su familia, a los niños que crecen en ese hogar, a quienes trabajan con el? Por mucho tiempo hemos pasado por alto el efecto en nuestra psiquis del militarismo norteamericano y de la violencia social de la droga.

Para finalizar quiero señalar que la solución de los problemas de Puerto Rico nos obliga a mirar de cerca la dependencia, desigualdad social y la pobreza. Para erradicarlas es necesario incorporar la participación de la población en las decisiones que afectan sus vidas. Esta lucha debe darse en el ámbito de lo político, lo económico, lo social y en la materia de los derechos civiles. La  reducción de la desigualdad  requiere  de un crecimiento económico a favor de los pobres y en contra de la desigualdad social y por supuesto el Estado es responsable del mismo.

De modo que resolver los problemas de nuestra nación necesita del esfuerzo de todos los sectores y ustedes los psicólogos tienen una enorme e importante tarea. Les exhorto a investigar en nuestras comunidades como se construyen estos sujetos devaluados, incapaces de controlar sus impulsos y carentes de valores. Les exhorto también a crear formas novedosas para transformar juntos nuestro país. Aunque en la mañana de hoy e pintado un cuadro desolador, soy de las que le apuesto a la esperanza pues junto a estas desgracias existe una mayoría de  puertorriqueños talentosos y trabajadores capaces de transformar nuestro futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: