Linda Colón Reyes. Hacia una ética para el desarrollo: El rol de la Universidad en la Comunidad

2 de abril de 2011
Por: Linda Colón Reyes
Universidad del Turabo
Hacia una ética para el desarrollo: El rol de la Universidad en la Comunidad

Este simposio tiene como eje central la vinculación de la universidad y la comunidad para la promoción de una ética de la convivencia. Tal objetivo nos obliga a preguntarnos de qué tipo de universidad y comunidad estamos hablando y en qué contexto social, económico e histórico. Las universidades del Puerto Rico de hoy se encuentran frente a la gran disyuntiva de responderse la pregunta, ¿para quién y para qué educan estudiantes? ¿Los educamos para incorporarse en un mercado de trabajo cada vez más reducido donde sus destrezas muchas veces salen sobrando, los educamos para que emigren a Estados Unidos y vendan su fuerza de trabajo fuera de nuestro país? o los educamos para que contribuyan activamente a crear un nuevo país posible; para que sueñen la utopía y sean libres pensadores, aprendan a preguntar y a buscar las respuestas a los grandes problemas que enfrentamos?
La respuesta a estas preguntas nos obliga a definir cuáles son las necesidades humanas que debemos de satisfacer y el tipo de sociedad en la que queremos vivir, a la vez que nos convoca a mirar críticamente lo que está pasando a nuestro derredor. Las respuestas son pues de carácter ético y moral y dependiendo de la ruta que elijamos estaremos dándole prioridad a unos valores y principios y a otros no. Si seleccionamos que el propósito principal de la universidad es del tipo utilitarista de exclusivamente crear una mano de obra que venda su fuerza de trabajo, si es que logran encontrar empleo, estaremos obviando los valores éticos y morales de definir las acciones de solidaridad y búsqueda del bienestar de la mayoría, que entendemos deben conducir el proceso educativo. Asumo que una buena parte de los que están en esta audiencia tienen grandes preocupaciones y piensan que las universidades deben cumplir con el rol de crear seres humanos preocupados por buscar soluciones a las grandes problemáticas que enfrenta nuestro país. Esa búsqueda debe de darse desde el espacio o lugar que se habita y en él mismo se definen la moral y la ética.
En la actualidad muchas personas hablan no solo de la crisis de la economía, sino también de la crisis de la ética y los valores morales, pero pocas veces nos detenemos a pensar y definir que entendemos por ellos. En este simposio se nos convocó a hablar de la ética de la convivencia y obviamente para ello tendremos que detenernos en cuáles son los principios éticos de quienes conviven y en qué espacio. Este espacio es Puerto Rico y las comunidades de escasos recursos o es el espacio de quienes tienen el poder en nuestro país y en el mundo? Nuevamente la respuesta nos coloca frente a posibilidades distintas. Existen redes de poder legitimadas unas y ocultas otras que distribuyen armas, drogas, mano de obra barata, prostitución, monopolios de producción y distribución que deshumanizan y desvalorizan a sectores enteros de nuestra sociedad. Son estas condiciones las que ponen a prueba nuestros principios éticos y morales.
La ética estudia los actos del ser humano desde la perspectiva de lo que es lo moral, lo correcto y lo aceptable. Hace referencia a las costumbres, a lo prohibido y a las normas y códigos de conducta existentes en la sociedad. Nos permite evaluar y emitir juicios que diferencien entre lo que es bueno y lo que es malo. Por tanto encierra un conjunto de preguntas y respuestas sobre qué debemos hacer si queremos vivir una vida humana, con libertad y responsabilidad. La ética estudia las pautas y comportamientos morales de las conductas en sociedad. Para algunos tal vez es muy fácil decir que es bueno y que es malo, pero rápidamente nos daremos cuenta de que ambas evaluaciones están atravesadas por los intereses, prejuicios y desconocimientos que podamos tener de las cosas. Tomemos el ejemplo de los 10 mandamientos del cristianismo. Estos son guías de valores que existen en casi todas las sociedades, pero cuando decimos que matar es pecado, obviamos que tal vez apoyamos a nuestros hijos para que vayan al ejército a matar iraquíes, o como ocurre cuando alguien mata a la mujer y luego se suicida y todos los vecinos dicen que él era una buena persona. En este sentido lo que quiero enfatizar es que la definición de lo que es moral y ético depende del lugar desde el cual nos coloquemos para definir o criticar las acciones y con ello no quiero decir que cualquier cosa es aceptable.
Al examinar la ética de la convivencia en esta relación universidad – comunidad nos toca a nosotros tirar la raya entre lo que es aceptable y lo que no, ¿qué características tiene el Puerto Rico de hoy que no son aceptables y por el contrario qué es lo que queremos construir, hacia qué país posible queremos caminar. ¿Cómo definiremos el desarrollo que queremos alcanzar? Desde mi perspectiva existen 4 factores que son inaceptables desde cualquier punto de vista que se les mire y que generan la mayor parte de los grandes problemas de nuestra sociedad:
• La existencia de una profunda desigualdad social acompañada de niveles de pobreza inaceptables.
• La falta de democracia y libertad para los sectores minoritarios y para los menos privilegiados en los que por su condición económica y social se les niega la mayor parte de las oportunidades.
• La destrucción del valor del trabajo como elemento central definitorio de la vida en sociedad y con ello la profundización de la dependencia como elemento sujetador mediante el cual se controla la vida de miles de personas.
• La creación de numerosos mitos y medias verdades que son utilizados para justificar la desigualdad, la falta de democracia, la falta de trabajo y nuestra capacidad para romper con la dependencia y crear un nuevo país.
Veamos ahora algunas de las características principales del Puerto Rico de hoy en el contexto del cual se producen las situaciones previamente enunciadas. Como es por todos conocidos el espejismo del desarrollo de Puerto Rico se desvaneció. Puerto Rico se encuentra en una profunda crisis económica que se caracteriza por altas tasas de desempleo, solo 40 personas de cada 100 que pueden trabajar lo están haciendo. Las fábricas cierran todos los meses, el gobierno despidió a cerca de 30 mil personas, aumentan la luz, el agua, los alimentos, las medicinas y la gasolina, fíjense que lo único que no aumenta es el trabajo y el mentado peso en el bolsillo del que habla el gobernador Fortuño. La tasa de personas bajo el nivel de pobreza es de 45.5% aun después de que han emigrado del país cerca de medio millón de personas en los últimos 10 años. Como bien saben los crímenes producto del narcotráfico nos colocan entre los países más violentos del mundo, y la penetración del poder de los traficantes se encuentra en todos los niveles sociales e incluso dentro del gobierno. Debemos añadir al cuadro, la incapacidad de nuestras instituciones para luchar contra estos males y la relación colonial con Estados Unidos que no resuelve, ni permite que determinemos que vamos a hacer con nuestro futuro.
En este contexto de desorden, la ética y los valores andan de paseo entre muchos lugares y personas. Se justifica con leyes, lo que es inmoral e injusto, o se obvian las leyes cuando hay que defender los intereses de una minoría. Pero peor aún, se culpa a los pobres por todas las desgracias del país, utilizando epítetos como garrapatas, vividores, vagos, incapaces y mantenidos. El problema de la falta de empleos y la pobreza que ésta conlleva es un problema humano y ético y mirar la solución económica en el lucro, sin tomar en cuenta el efecto en las vidas de aquellos que los padecen, es inhumano. De acuerdo a Amartya Sen buscar soluciones colectivas supone hacernos responsables unos de otros, la solidaridad activa, la justicia social, el desarrollo de las potencialidades y la libertad. En países como Noruega es culturalmente mal visto que una persona acumule un exceso de riqueza. Allí la distancia del ingreso entre los empresarios y los trabajadores es de tres a uno. Para ellos no hay leyes que les obliguen a esto pues piensan que es lo ético y lo justo. Creen en una sociedad donde haya acceso a la igualdad de oportunidades. En nuestra sociedad por el contrario se valoriza la acumulación de riquezas como símbolo de estatus, bienestar y éxito, lo que provoca graves problemas sociales y desigualdades que se justifican trastocando los valores y la ética. A continuación veremos algunos de los mitos que se plantean sobre las personas bajo nivel de pobreza y porque son falsos.
• Mito 1: En Puerto Rico más del 60% de la población vive y depende de la asistencia del gobierno federal.
• Realidad: Falso nunca ha sido así.
• En septiembre del 2007, el PAN ofreció servicios asistenciales a 506,811 familias, equivalentes a 1,086,811 personas. Las mismas constituían el 27% de la población total de Puerto Rico. En octubre del 2010 había ascendido a 1,323,046 personas con un promedio de $4.25 diario.
• El 1979-80 fue el año en que más personas de Puerto Rico recibieron el PAN. En ese año, el 58% de la población recibió el PAN. A partir de ese momento, hubo una disminución continua del porcentaje de personas adscritas al programa.
• En el 2010 el número de personas bajo el nivel de pobreza era el 45.5 y éste siempre ha estado por encima del número de personas que recibían las ayudas federales de alimentación. En el 2006-2007, el número de personas que recibía ayuda del PAN representaba el 62% de las personas que vivían bajo el nivel de pobreza (1, 753,410).

Mito 2: Las familias pobres son numerosas porque las mujeres tienen hijos para que les den más ayudas y el gobierno los mantenga.

• Realidad: Falso. La población de Puerto Rico frenó su crecimiento y las familias que reciben el PAN tiene las mismas características que las demás.
• El 92% de las familias que recibían el PAN tenían 4 miembros o menos. La composición de las familias que recibían la asistencia era la siguiente:
• 45% de las familias: constituidas por una sola persona, 228,068 personas (2008)
• 10.88% (55,190) de las familias: compuesta de cuatro miembros
• 18% de las familias: tenían cuatro miembros o más (90,456 familias)
• Únicamente 11,403, (2%) familias: constituidas por seis miembros o más

Mito 3: Los pobres viven cómodos porque les dan mucho dinero sin tener que trabajar.
Realidad: Falso Las ayudas del PAN y el TANF son ayudas complementarias que no alcanzan para vivir. Las demás ayudas del tanf (1.7% de la población 67,830 personas ) y plan 8 llegan a un % muy bajo de la población.
• El promedio de dinero otorgado en ayuda para compra de alimento osciló entre 18 centavos diarios por persona en 1973-74, y $3.64 diarios en el 2008 equivalentes a $112.87 mensuales. En ese mismo año hubo un aumento de 8% en el precio de los alimentos.
• En el 2010 llegó a $1.41 por comida y $4.25 diario.
Mito 4: Los que dependen del PAN son personas en edad de trabajar que están de vagos en sus casas.
Realidad: Falso La mayor parte de quienes reciben el PAN no están en edades de trabajar. Entre quienes reciben el PAN las edades son las siguientes:
Las edades de los grupos que recibieron el servicio eran:
• 0-19 años de edad: 421, 849 personas = 39%
• 20-64 años de edad: 530,152 personas = 49%
• 60 años o más de edad: 195,841 personas = 18%
• 65 o más años de edad: 134,167 personas = 12%
• 20 años de edad o más: 664,319 personas= 61%
• El 57% son o menores de edad o personas de 60 años o más

Mito 5: Los que dependen del PAN no están educados.

Realidad: Existe un gran rezago educativo entre quienes reciben las ayudas, sin embargo el 7% tienen bachillerato o estaban estudiando en la universidad o en cursos técnicos. El 35% de los que informaron tenían cuarto año de escuela superior o más.
Entre las características educativas de las personas que recibían el PAN, que tenían 20 años de edad o más e informaron el nivel educativo alcanzado (de un total de 664,319 personas) se destaca lo siguiente para septiembre de 2007:
• 1.5% (6,352) de quienes informaron tenían un bachillerato universitario
• (41,415) personas estudiaban en la universidad o en estudios técnicos a tiempo parcial y completo, lo que equivalía al 9% de las personas que informaron el nivel educativo y el 6% de las personas de 20 años o más que recibían el PAN.
• 28% de la totalidad de 20 años o más (186,891) y el 43% de las personas que informaron el nivel educativo tenían escuela superior
• 35% de la población total (234,658) y 56% de las personas que informaron el nivel educativo tenían 4 años de escuela superior o más
• 18% (120,658) de la totalidad, y el 27% de las personas que informaron el nivel educativo tenían de 7 a 11 grados de escuela
• 46.5% no informaron el nivel educativo, esta cifra incluye los niños y menores de 20 años.
• 82,589 niños (19% de la población de 0-19 años de edad) se encontraba cursando entre 7 y 12 años de escuela. No se proporcionó información educativa de la mayoría de los niños.

Mito 6: La causa del desempleo y la pobreza la tienen las ayudas que le dan a los pobres.

Realidad:
• No todos los que son pobres reciben ayudas y entre los pobres hay un sector que trabaja formalmente y un amplio sector en el trabajo informal.
• Puerto Rico nunca ha generado los empleos necesarios para la mayor parte de las personas que pueden trabajar.
• Las áreas de empleos de servicios, empleos agrícolas perdieron 20 mil empleos en el último año.
• Las tasas de desempleo por municipios oscilan entre 25% en municipios y 15% en municipios.
• En el 2011 de acuerdo a las estadísticas del Departamento del trabajo las personas que viven bajo condiciones de pobreza no tienen espacio en el mercado de trabajo existente. Las personas empleadas tienen el siguiente nivel educativo:
• Con grado universitario: 50.5%
• Con estudios post secundarios: 10.8%
• Con escuela superior: 28.2%
• Con 1 o 2 grados de escuela superior: 2.7%
• Nivel intermedio:4.1%
• Elemental: 2.8%
• Entre quienes recibían el pan y estaban en edad de trabajar sobre un 50% no habían completado la escuela superior.

Otros hallazgos
1. Género
• Las personas que recibían el PAN se descomponían por sexo en los siguientes grupos:
• 619,109, (57%) mujeres
• 459,719, (43%) hombres
• Las mujeres adscritas al pan representaban el 30% de todas las mujeres, y el 24% de los hombres
• El municipio con el porcentaje mayor de mujeres recibiendo el PAN era Carolina con el 62%, de población en semejantes condiciones. En los municipios metropolitanos y los de mayor concentración poblacional, tales cifras representaban sobre 183 mil mujeres de diversas edades que requieren una atención especial.
• En el 2000, el 27% de las familias con hijos menores de 18 años estaban encabezadas por mujeres. En San Juan el 41% de los hogares estaban encabezados por mujeres con niños.
• El 69% de las familias adscritas al PAN estaban encabezadas por mujeres (354,331). Los municipios que tenían el mayor número de mujeres jefas de familias eran San Juan, Loíza y Cataño con un 77% de las familias dirigidas por mujeres. Solamente el Municipio de Adjuntas tenía menos del 60% de las familias que recibían el PAN encabezadas por mujeres.
• El 58% de las familias de un solo miembro que recibían el PAN estaban constituidas por mujeres.
2. Los Municipios
• En la mayor parte de los municipios, el porcentaje de personas que recibía asistencia estaba por encima del promedio de 28% del país. Sólo 22 municipios (28%) tenían el 28% o menos de su población adscrita al PAN. Barranquitas (52%) encabezaba los municipios con el mayor número de personas que vivían recibiendo la ayuda, seguido de Orocovis (47%), Comerío (45%), Barceloneta (43%), Jayuya (43), Ciales (42%), Utuado (42%) y Maricao (40%). El 52% municipios poseían sobre el 30% de su población recibiendo la asistencia.
• Los municipios con el número menor de personas que recibían la ayuda eran: Culebra (8%), Aguada (13%), Trujillo Alto y Carolina (16%), Guaynabo (18%), Gurabo y Bayamón (19%) y San Juan (20%). Los municipios metropolitanos (San Juan, Bayamón, Carolina, Guaynabo, Caguas y Trujillo Alto), junto con los municipios más grandes de la isla, Ponce, Arecibo y Mayagüez, concentraban 338,032 personas, equivalentes al 31% de la población adscrita al Programa.

3. Familias
• La Encuesta de la Comunidad de Puerto Rico estimó que el 42% de todas las familias en Puerto Rico se encontraban bajo el nivel de pobreza. Entre las familias con niños menores de 18 años, la tasa de pobreza ascendía a 50%. Entre las familias con mujeres jefas de hogar sin esposo presente, la tasa de pobreza ascendía al 70%.
• El municipio con el número mayor de familias que recibían asistencia era Adjuntas donde el 80% de ellas estaban adscritas al programa. Otros cinco municipios tenían sobre el 70% de sus familias recibiendo la ayuda. En el 63% (49) de los municipios, el 50% o más de las familias recibían la ayuda. El municipio con el menor número de familias adscritas al programa era Guaynabo con el 28%.
• En el 2000, el 27% de las familias con hijos menores de 18 años estaban encabezadas por mujeres. En San Juan el 41% de los hogares estaban encabezados por mujeres con niños.
• El 69% de las familias adscritas al PAN estaban encabezadas por mujeres (354,331). Los municipios que tenían el mayor número de mujeres jefas de familias eran San Juan, Loíza y Cataño con un 77% de las familias dirigidas por mujeres. Solamente el Municipio de Adjuntas tenía menos del 60% de las familias que recibían el PAN encabezadas por mujeres.
• El tamaño promedio de las familias que recibían el pan era de 2 personas más bajo que el tamaño promedio del país que es 3.6.

1. Residenciales
• En el 2006 el Departamento de la Vivienda informó que en los residenciales públicos de Puerto Rico vivían 134,418 personas y alrededor de 49,413 familias en.
• Entre las familias, 40,033 (81%) estaban encabezadas por mujeres y 9,380 por hombres.
• 10,686 de las familias estaban encabezadas por personas mayores de sesenta años de edad.
• De acuerdo con la información provista por la Administración de Desarrollo Socioeconómico de la Familia (ADSEF), 34,325 de las familias (equivalentes a 88,893 personas), que vivían en los residenciales de Puerto Rico recibían el PAN en el 2007. Éstas equivalían al 66% de las personas, el 69% de las familias que habitaban los residenciales tomando en consideración los datos del Departamento de la Vivienda . Las familias de los residenciales equivalían al 6.3% del total de familias que recibían el PAN en Puerto Rico.
• El 53% de las familias que recibían el PAN en los residenciales públicos estaban constituidas por una o dos personas. El 88% de las familias tenían 4 miembros o menos.
• De acuerdo con los datos recogidos en un estudio del 2001, en los residenciales entre el 73% y el 79% de los hogares estaban encabezados por mujeres con niños sin esposo presente. En el 2006, de acuerdo con los datos provistos por el Departamento de la Vivienda, los porcentajes de familias encabezadas por mujeres en los residenciales se mantenían sobre el 80% en muchos municipios y sobre el 70% en todos.
• Cinco residenciales de San Juan concentran 7,520 unidades, equivalentes al 41% de las unidades de viviendas públicas de Puerto Rico. En los residenciales de San Juan, viven alrededor de 16,029 familias y 42,119 personas. La totalidad de las personas que vivían en los residenciales de San Juan en el 2008 representaban el 24% de las personas bajo nivel de pobreza en San Juan, asumiendo que todos estuvieran bajo el nivel de pobreza.
• En los residenciales, el 47% de los sujetos del programa estaba constituido por menores de 18 años de edad. En segundo lugar, se encontraban las personas en edad productiva entre los 19 y los 49 años, quienes representan el 36% de quienes recibían la ayuda. El grupo de 60 años de edad o más representa solo el 9 % de los usuarios del programa.
• En el 2007 el 74% de las personas de los residenciales de las que ADSEF obtuvo información señalaron que tenían $0 ingresos. Sólo el 26% informó tener ingresos. Entre ellos el grupo con el ingreso más elevado era el que recibía el Seguro Social. Entre éstas, 7,901 personas informaron recibir un promedio de $431.47 mensuales. Sin embargo, en la mayor parte de los municipios, el promedio de ingresos por Seguro Social estaba por debajo de los $400. 00 mensuales. El segundo grupo con ingresos informados más altos fue en la categoría de retirados, constituida por apenas 30 personas con un ingreso promedio de $283.07.
• Las características educativas de los adultos en los residenciales que recibían el PAN eran:
• 43% de los adultos tenía cuarto año de escuela superior o más,
• .5% tenían estudios de bachillerato
• 74% de los menores de 18 años acudían a la escuela
• 16% de las personas no informaron su nivel educativo, por lo que los datos podrían variar
• El nivel de educación de escuela superior informado en los residenciales era más alto que en el resto de la población que recibía el PAN, pero el grupo que acudía a la universidad era más pequeño.

2. Personas de edad avanzada
• En el 2007, el 18% de las personas que recibían ayuda del PAN tenían 60 años (195,841 personas) o más de edad.
• En la población de Puerto Rico, el total de personas de 60 años o más era de 703,076 en el 2006, por tanto alrededor del 28% de la población de 60 años o más recibía PAN en el 2007, pero el 44% de éstos estaba bajo el nivel de pobreza en ese año.

Para finalizar quiero subrayar que mientras haya grandes injusticias y desigualdades no es posible construir sociedades libres donde se respeten los derechos humanos. Frente a esta realidad la labor de las universidades, debe de ser además de crear nuevos conocimientos, contribuir a desmitificar y desenmascarar lo que está oculto, denunciar las injusticias y apoyar a las comunidades en la creación de nuevas alternativas en las que la guía ética sea la justicia y el bienestar de la mayoría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: