Deudas, tensiones y desafíos: Puerto Rico en el siglo XXI. Por: Linda Colón Reyes, Ph.D

Deudas, tensiones y desafíos: Puerto Rico en el siglo XXI.
Por: Linda Colón Reyes, Ph.D jueves, 5 de noviembre de 2015
Primera Conferencia Hermenegildo Ortiz Quiñones, Escuela Graduada de Planificación, UPR. La planificación posible en el Puerto Rico actual

A través de la siguiente presentación estaré entretejiendo algunas de las que considero, las características socioenómicas y principales problemáticas del Puerto Rico actual. Con tal propósito he escogido cinco ejes temáticos a través de los cuales trataré de elaborar un retrato de la sociedad. Como toda imagen construida, ésta es necesariamente incompleta y solo me detendré en tres de los ejes por razones de tiempo. Los ejes seleccionados son: 1.El modelo colonial: dependencia y asimilación; 2. La estructura poblacional y la emigración masiva, 3. El enclave industrial: pobreza y desigualdad de clases; 4. Lumpenización, violencia y exclusión y 5. El calentamiento global y la insostenibilidad de la estructura. En Puerto Rico estamos por un lado frente un escenario en el que ha colapsado el modelo neoliberal implantado desde la década de los 90’ y por otro lado, ante una crisis en la continuidad del modelo colonial impulsados por el Estado Libre Asociado y EEUU. En otras palabras la crisis no comenzó hace 3 años, ni 10, sino que se viene gestando hace décadas.
1. El modelo colonial: dependencia y asimilación
El 30 de octubre presencié algo muy inquietante. En Plaza las Américas había miles de personas disfrazadas, familias completas celebrando Halloween daban vueltas por el centro comercial como los zombies de la serie, The Walking Dead. A esto debo agregar, que desde hace tiempo, he observado un creciente número de jóvenes y familias hablando inglés en todas partes. Ambos ejemplos representan viejas formas de representación de la asimilación, pero con una expresión distinta: La incorporación masiva de los puertorriqueños al mercado, disfrazados y hablando el idioma que “supuestamente les garantiza el triunfo y la no exclusión”.
No me quiero aventurar a teorizar sobre el asunto, pero sí creo necesario preguntarse: ¿Qué procesos políticos y culturales de asimilación están ocurriendo entre unos sectores de la población del país?, ¿Cómo se diferencian los mismos por clase y estratos sociales? ¿De qué manera la aceleración de este proceso entre los grupos más jóvenes, responde a una aceptación tácita de lo que les parece inevitable, convertirse en estado de la unión americana? ¿Cómo la crisis ha profundizado el sentido de dependencia e impotencia? Por supuesto que también, hay cientos de formas de resistencia que se observan en el país y que de manera conflictiva plantean el grave dilema de la solución del estatus colonial.
La dependencia y la asimilación también se observan en el miedo a perder el acceso a los fondos federales y en la falta de construcción de políticas públicas coherentes con nuestras necesidades. Éstas deben ser contextualizadas en el marco de lo que son las propuestas y prácticas ejercidas por los partidos políticos dominantes y por la estructura del poder colonial norteamericano. Ambos partidos y poderes son guiados por las reglas impuestas por el neoliberalismo y la dependencia generada en los pasados 117 años. El PNP impone sus condiciones y su proyecto asimilista de la forma más atropellante que caracteriza al neoliberalismo y el PPD, aunque a veces abre espacios al reformismo, conduce en la misma dirección. Al día de hoy, los retos mayores para la implantación de nuevas políticas públicas son, la deuda de $73 millardos que tiene el gobierno de Puerto Rico y su relación de dependencia con Estados Unidos. Las soluciones hasta ahora propuestas en el gobierno, responden a viejas fórmulas ya ejecutadas, que generalmente culminan con el despido de trabajadores, la privatización de las agencias públicas y el aumento de impuestos a los sectores asalariados.
La ausencia de respuesta desde la presidencia y el congreso norteamericano a las propuestas planteadas por el gobierno de Puerto Rico para manejar la crisis, no dejan duda de la condición colonial del ELA.
El desgaste es evidente también, en la desfachatez con que se expresa la corrupción entre todos los grupos sociales. Ésta se observa en un sinfín de acciones, que van desde el cobro ilegal del Seguro Social y la eliminación de multas del DTOP, hasta el pago a los partidos políticos para obtener contratos millonarios por parte de los contratistas.
Pero contradictoriamente, la ideología neoliberal no solo destruye el carácter pseudo “protector” que alguna vez tuvo el “welfare state” colonial, que representaba una reducción del riesgo de la miseria y de las inseguridades mayores frente a la enfermedad y el hambre, sino que también, coloca al puertorriqueño frente a la gran decisión de definirse como “puertorriqueños yanquis” dentro de la precariedad, o asumirse como actores con un proyecto propio. Parece ser que va ganando la primera opción.
2. La Revolución Jet Blue: La vida está en otra parte, estructura poblacional y emigración masiva
La superación de la pobreza y la desigualdad implica la libertad para el desarrollo económico y social. Miles de puertorriqueños piensan que estas acciones están en otro lado y todos los días emigran hacia Orlando, Filadelfia, y Nueva York, entre otros estados. En este sentido la superación del conflicto se manifiesta con la huida en un avión de Jet Blue. La crisis y la pobreza imponen una alta y trágica penalidad a muchos de los trabajadores desempleados, tales como: la subsistencia y dependencia de las ayudas alimentarias ofrecidas por el gobierno federal, la muerte o la cárcel del punto de drogas o la emigración y el desarraigo.
La emigración masiva contribuye a una reconfiguración de la estructura poblacional. Durante décadas, diversos políticos y científicos sociales argumentaron que la isla tenía un grave problema de sobrepoblación. El crecimiento poblacional y la pobreza se convirtieron en causa y efecto y por tanto, dedujeron que si se reducía la población, resolveríamos la pobreza. Hoy día, sin embargo se reduce aceleradamente la población, a la vez que aumenta la pobreza. La población de Puerto Rico disminuyó de 3.8 (2010) millones a 3.5 en el 2014 (EC, 2014) mientras la pobreza aumentó a 46.2%. Las causas principales para tal reducción son las viejas políticas de control del crecimiento poblacional y del estímulo de la emigración masiva hacia los Estados Unidos. Los cambios poblacionales colocan una fuerte presión en el gobierno y la sociedad: la población envejece, el 40% de los viejos están bajo el nivel de pobreza y el sector que trabaja se reduce, al igual que el número de niños. La mayoría de los municipios pierde población y un gran número de viviendas son abandonadas o ejecutadas por los bancos. (Encuesta de la Comunidad, 2014) Veamos algunas de las características del Perfil de los Emigrantes realizado por el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico. En el 2014 emigraron de la isla 84 mil personas con un balance neto de 64 mil individuos. Entre sus características se destacan que: el 46% se fueron al sur de Estados Unidos, la mediana de edad era 28 años de edad y la mayoría eran mujeres. En términos educativos, el 48% tenía alguna educación post escuela secundaria, el 21.2% tenía bachillerato o alguna profesión, pero el 24% no había concluido la escuela superior. En términos del trabajo y los ingresos, el 52% de los emigrantes estaban fuera de la fuerza laboral, el 27% no tenía ingresos, el 45% tenía ingresos menores a los $15,000 anual y el 55% menor a los $25 mil. Es importante destacar que sobre el 50% de la población emigrante de 15 años o más estaba bajo el nivel de pobreza. (Perfil del migrante: 2013) De los datos anteriores se desprende que la causa principal de la emigración es la falta de trabajo, los bajos salarios y la pobreza. Evidencia de ello también es que en el estado de Florida la mayoría de los emigrantes se desempeñan en trabajos de cuello azul. (Nuevo Día, 14/10/2015).
Por otra parte, entre los migrantes de retorno de Estados Unidos a Puerto Rico, el 28% informó no tener ingresos y el 47% tenía ingresos menores a los $15 mil anual. Estos datos son muy parecidos a los de los emigrantes, por lo que se observa una migración circular entre los sectores de mayor pobreza, quienes parecen no tener éxito en la incorporación en trabajos remunerados en ninguno de los dos polos.
3. El enclave industrial: pobreza y desigualdad de clases

Como es bien conocido la desigualdad y la pobreza experimentadas en PR están atadas a las fases de organización económicas seguidas en el siglo XX y lo que va del XXI. No podemos negar los avances que se realizaron en muchos de los indicadores sociales y económicos en los pasados 50 años, pero estos han sido muy desiguales en sus alcances. En la educación se incorporó a más del 90% de los niños en el sistema primario y se logró que el 24% de la población de 25 años o más posea un BA o estudios profesionales y graduados, sin embargo, el 26% de las personas mayores de 25 años de edad no concluyeron la escuela superior. (EC, 2014) Los indicadores de salud muestran grandes adelantos, el 92% de la población tiene cubierta de salud, y los índices de longevidad se encuentran sobre los 72 años de edad, pero enfrentamos graves problemas de salud mental, de enfermedades crónicas, de ausencia de servicios y de costos de planes y medicamentos impagables. En términos de ingresos, la mediana del ingreso familiar se sitúa en $22,477 (2014), sin embargo el 24.4% de las familias tiene ingresos por debajo de los $10.000 y el 54% por debajo de $25.000 al año. Debemos agregar a esto, que el 37% de las personas reciben ayuda alimentaria (PAN) y 1,566,571 personas de 16 años o más, están fuera de la fuerza laboral (53.4%). En el otro extremo, la Encuesta de la Comunidad de 2014 estimó que sólo el 4% de las familias tenían ingresos mayores de $100.000 al año. A su vez, el Índice de Desigualdad Gini, que mide la desigualdad en la distribución de ingresos, fue calculado en .54 en el 2013, mostrando un ascenso con respecto al 2012 (.53) (Median Household Income and Gini Index in the Past 12 Months by State and Puerto Rico: 2012 and 2013) (U.S.Census Bureau. 2008-12 American Community Survey, 5 Years Estimates, y ACS, 2014)
La pobreza y la desigualdad se han profundizado y la crisis de los pasados 10 años continúa incorporando nuevos sectores de los estratos medios a la pobreza. Todos deben conocer a alguien que perdió su trabajo, su casa, los ahorros de toda la vida o tuvo que emigrar.
Robert Castel en el artículo, Empleo, exclusión y nuevas cuestiones sociales (2001: Desigualdad y Globalización: Cinco Conferencias) señala que en el siglo XXI, además de la desigualdad clásica, aparece una nueva forma de desigualdad a la que denomina, la desigualdad ante la precariedad. Tal desigualdad es consecuencia de la introducción de las reglas neoliberales, que desregularizan el trabajo sustentado por relaciones estables y condiciones salariales sólidas. Esta precariedad golpea de manera distinta: a los sectores profesionales les degrada su condición de empleo, a los obreros no calificados los saca casi totalmente del juego, a los profesionales les reduce el salario y la capacidad de sobrevivencia y a los viejos jubilados, amenaza con matarlos de hambre y enfermedad. Los señalamientos de Castel describen la vida del día a día en nuestro país. Nuestra generación vivió en la pobreza en el Puerto Rico de la miseria agrícola. Nos esforzamos en estudiar y trabajar y esperábamos una vejez tranquila con la pensión ganada. Gran sorpresa nos hemos llevado, al arribar a un mundo donde la precariedad es para todas las edades y para todos los sectores y clases sociales, excepto para la burguesía extranjera y parte de la local, cuyas ganancias aumentan a pesar de la crisis.
La estructura de clases del Puerto Rico actual está encabezada por los representantes del 1% de la población más rica del planeta. De acuerdo a la lista de billonarios de Forbes en el 2015 en el mundo había 1,826 billonarios con una fortuna de $7 trillones de dólares. El exgobernador Fortuño aprobó la ley 22 a través de la cual invitó a multimillonarios a vivir a Puerto Rico, a cambio deberán invertir aquí y no pagarán impuestos. Es así como nos han llegado varias decenas de la élite mundial. Entre ellos, John Paulson quien ocupa el lugar #113 en la lista de Forbes y posee la módica fortuna de $11.2 billones proveniente de los “hedge funds”. Otra de las familias de billonarios muy bien representada es la familia Walton, dueña de los Walmart, quienes en su conjunto poseen $160 billones. Por supuesto, que también tendríamos que incluir a muchos más, pero sabemos que para eso están los administradores que se encargan de representar las transnacionales en la Cámara de Comercio y en la Asociación de Industriales y diligencian sus necesidades directamente en Washington y con el secretario de Desarrollo Económico, que brega muy bien con los que nacieron ganadores y no con los “born losers”.
En segundo lugar se encuentra el capital puertorriqueño; éste tiene sus inversiones en las áreas de servicios, importaciones, seguros, ventas de autos, salud, seguridad y en otra época, en la construcción y está muy atado al gobierno y el capital norteamericano. Está constituida por aquellos que, según el Caribbean Business, representan las 400 corporaciones con mayores ganancias pertenecientes a capitalistas que residen en el país. Este sector se ha visto afectado por la crisis y sus ganancias se redujeron de $26.7 billones en el 2012, a $25.5 en el 2013 y a 20.7 en el 2014. Estas corporaciones emplean el 14.6% de los trabajadores y están encabezadas por Triple S, quien por 5 años ha ocupado el primer lugar en ganancias.
En los pasados años han aflorado conflictos entre los capitalistas locales y los norteamericanos. Entre las pequeñas y medianas industrias, PYMES se observan por lo menos dos sectores: uno que ha cedido al chantaje de Walmart y demás Mega Tiendas, que defiende los intereses de estas cadenas como si fueran los suyos, y otro sector que comienza a levantar bandera contra los intereses de la MT y exigen que se les impongan impuestos a las mismas. Esta lucha se observa en la gran campaña mediática desplegada por Walmart contra Econo y de forma más limitada por el sector de las farmacias de la comunidad contra Wallgreens y en la lucha contra la Ley de Cabotaje. (“Walmart invierte en ti.”)
De acuerdo al análisis realizado por el Dr. Caraballo del Centro de Información Censal de la UPR de Cayey, se puede constatar que las MT tienen consecuencias negativas para las PYMES. En el 2012 las MT acapararon el 72% de todas las ventas al detal y generaron el 51% los empleos. Las 114,890 pequeñas y medianas empresas crearon el 48% de los trabajos pero sólo, aun cuando sólo generaron el 27.8% de las ventas al detal. Las MT crearon proporcionalmente menos empleos que las PYMES, pero aumentaron la proporción de las ventas obtenidas entre 2007 y 2012 en $160 millones. Los datos también evidencian una reducción de las PYMES de 132,880 a 114,890 y de la proporción de ventas de 33.67 a 27.86 % respectivamente, entre el 2007 y 2014. Los datos anteriores muestran la discrepancia entre el pequeño y mediano capital puertorriqueño que lucha por sobrevivir ante la embestida del capital financiero contra el gobierno y el de las Mega Tiendas contra los comerciantes.
Los estratos medios compuestos por profesionales, pequeños capitalistas y empleados de gobierno, entre otros, se han empobrecido y en la mayor parte de los municipios, el estrato alto no existe. En la base de la pirámide social se encuentra la clase trabajadora que es afectada por los bajos salarios y el tipo de empleo precario que está obligada a realizar. Luego se encuentra un extenso grupo de desempleados y subempleados que compiten por la sobrevivencia. Veamos algunos datos de la distribución de la pobreza y la desigualdad por municipio.
La ECPR de 2008-12 señaló que el 45.1% de las personas (1,658,987) y el 41% de las familias se encontraban en condición de pobreza. Las personas bajo nivel de pobreza (pnb) de 25 años o más tenían las siguientes características: el 61% no concluyó la escuela superior y el 12.6% había obtenido un bachillerato o más. Sólo el 21.3% de las pbn se encontraban empleados, 11.4% de ellos estuvo empleada tiempo completo, mientras que el 44% solo pudo laborar tiempo parcial y parte del año; el 55% de los pobres no trabajaron. El ingreso promedio de las pbp fue de $6,948.00 anual. ( S1701 American Community Survey 5 Year Estimates. Poverty Status in the Past 12 Month, 2008-12)
La Dra. Eileen Segarra en un estudio sobre la desigualdad de ingresos entre 2008-2012 en Puerto Rico estimó que la décima parte más pobre de los hogares, obtuvo el .1% de los ingresos, mientras la décima parte más rica obtuvo el 37.6% de los mismos. De igual forma, la mediana de ingresos de la quintilla más pobre en el 2012 fue de $1,900 al año y la de la quintilla más rica fue $64,000. (Eileen Segarra).
La desigualdad observada entre las personas y familias bajo nivel de pobreza es consistente con la situación histórica de inequidad entre los municipios. La burguesía y la clase profesional de altos ingresos habitan principalmente en Guaynabo donde está la tasa más baja de personas y familias bajo nivel de pobreza (27%), y el número de personas y familias con más altos ingresos y nivel de educación. Otros lugares como Maricao, Ciales, Orocovis y Las Marías son municipios agrícolas de altas tasa de desempleo, bajos niveles educación y donde los bajos ingresos se mantienen siempre elevados. Ciales ocupó el primer lugar (61.9) con el nivel más alto de personas bnp; otros 7 municipios tuvieron el 60% o más de las personas en esta situación. San Juan es el municipio que agrupa numéricamente hablando, el grupo mayor de pobres. En el 2012, su tasa de pobreza era 39.4 equivalente a 152,248 personas.
La Dra. Segarra también calculó el Coeficiente Gini para todos los municipios y encontró que el municipio con mayor desigualdad era San Juan con .55 seguido por Mayagüez, .53. Otros 14 municipios tenían un índice mayor de .50 y todos los municipios estaban por encima de .40.
4. Lumpenización, violencia y exclusión y 5. La crisis ambiental y sustentabilidad
No quiero concluir esta presentación sin abordar rápidamente dos problemáticas que son de gran importancia en nuestra sociedad y que ya he abordado en otras presentaciones: La lumpenización, violencia y exclusión y La crisis ambiental y su efecto en la sostenibilidad de nuestra isla. Ambos aspectos amenazan grandemente la estabilidad del país.
La desestructuración del mercado de trabajo tiene efectos devastadores en las vidas de los más pobres. La pérdida del trabajo provoca sufrimientos, inseguridad y deudas. Los desempleados son víctimas, pero se convierten en ciudadanos de segunda degradados en el mercado de consumo. En los países donde el welfare state ofrece las ayudas necesarias para sobrevivir, se han creado entre algunos, formas de dependencia del Estado que tienen consecuencias igualmente desastrosas en términos psicológicos y sociales que reproducen conductas alienadas y de graves conflictos sociales. El desempleo y la dependencia empujan a sectores a incorporarse en la economía de la droga y del crimen organizado y se crean otros enlaces con la globalización. La economía mundial de la producción y ventas de drogas, armas, y un sinnúmero de bienes y personas que se trafican fuera de la economía formal, suplen fuentes de trabajo que incorporan una parte amplia de los excluidos. También permite la incorporación de los excluidos como consumidores, los miles de millones de dólares que producen ingresan en la economía formal y garantizan el consumo de ese sector y las ganancias de la burguesía.
Puerto Rico exhibe graves problemas de violencia vinculados al tráfico de drogas. Entre 1999 y el 2007 se registraron 7,320 asesinatos, el 80% de las víctimas eran menores de 30 años y el 85% varones. En el 2010 la tasa de asesinatos por cada 100 mil personas era de 26 personas, 5 veces más alta que la de Estados Unidos y de las más altas de América. El lavado de dinero y el tráfico de drogas a través de la isla convierten a ésta en un punto estratégico en la frontera sur este de los Estados Unidos. Entre el 2008 y el 2010 se incautaron $17.6 millones en dinero traficado. Existen más de 3,000 puntos de drogas en los que los distribuidores y gatilleros muchas veces son menores de 18 años de edad. La economía informal y subterránea supera los 15 mil millones de dólares, por lo que el consumo no disminuye aun en medio de la crisis.
5. La crisis ambiental
Finalmente, el calentamiento del planeta y su efecto en la isla es uno de los más graves problemas que enfrenta el país en su futuro inmediato, pero aún no acaba de entenderse. La pasada sequía y el racionamiento que enfrentamos, no es solo consecuencia del cambio climático, sino que también refleja la incapacidad del gobierno de seguir una política de buen manejo e inversión en la infraestructura de distribución y almacenamiento del agua. El endeudamiento nos encuentra con las principales agencias públicas de producción de servicios en una crisis de incapacidad. Tanto la Autoridad de Acueductos, como la Autoridad de Energía Eléctrica y los Servicios de Salud enfrentan deudas billonarias que impiden la reinversión y la preparación para la catástrofe que se avecina. A ello debemos agregar la exposición a la elevación de los precios y a la escasez de los productos agrícolas.
Estos son solo algunos de los más graves problemas que aquejan la población por lo que una política pública dirigida a la sustentabilidad, tendría que colocar los recursos públicos en aquellas áreas relacionadas con los mismos, además de resolver el eterno problema colonial. Las soluciones que hasta la fecha se han esbozado parecen mantenerse en la forma y no en el contenido. Los recursos son escasos y por lo tanto urge la utilización más sabia posible de los mismos. Parece ser que lo peor está por venir y que los desafíos serán cada vez mayores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: